¿ES MEJOR UN PPA O UN SEGURO DE VIDA PARA LA JUBILACIÓN?

¿Es mejor un PPA o un Seguro de Vida para la jubilación?

Si te has empezado a organizar la jubilación y la forma de ahorrar con ese fin es probable que te hayas encontrado dudas a la hora de valorar las ventajas e inconvenientes de un PPA frente a las de un seguro de vida tradicional.

En realidad, la misma denominación ya da lugar a dudas, pues a veces, los Planes de Previsión Asegurado (PPA) se denominan seguros de vida ahorro o seguro de vida jubilación y se hace difícil sabes si estás contratando un PPA o un seguro estándar.

Sí, el PPA es un producto basado en los seguros de vida , pero no es un seguro de vida como tal. Si sigues leyendo, conocerás las diferencias entre ambas opciones y podrás elegir la que mejor se adapte para planificar tu ahorro con vistas a la jubilación.

El nombre comercial ya crea dudas, pues a veces los PPA se denominan seguros de vida ahorro

El PPA es un seguro de vida, pero con otro fin

El Plan de Previsión Asegurado es un seguro de vida, pero su finalidad no es la cobertura de las necesidades económicas familiares en caso del fallecimiento, sino asegurar una rentabilidad anual fija en los ahorros del partícipe.

Sí es cierto que, en caso de fallecimiento del ahorrador, los PPA aportan una rentabilidad mayor de la acumulada hasta ese momento, algo que no hacen otros instrumentos de ahorro, pero realmente no aportan la suficiente como para paliar los efectos de la pérdida personal en la economía familiar, por lo que esta ventaja es limitada.

Por otro lado, una importante ventaja de un PPA es que es el ahorrador el que decide quién es el beneficiario, por lo que ese dinero ahorrado iría a manos de la persona designada, lo que es muy útil si hay personas dependientes en la familia.

Sin embargo, las dos principales ventajas de un Plan de Previsión Asegurado son su tratamiento fiscal (comparte el de los planes de pensiones) y la rentabilidad, que está asegurada (algo que los planes de pensiones no pueden ofrecer).

En caso de fallecimiento los PPA aportan un dinero extra, pero no tanto como que aporta un seguro de vida tradicional

¿Cuándo conviene un seguro de vida?

Los expertos recomiendan hacerse un seguro de vida cuya prima (dinero a abonar al beneficiario) cubra las necesidades de la familia o persona durante unos cuatro o cinco años. El cálculo se hace así pensando en el tiempo que puede necesitar una familia en adaptarse económicamente a la pérdida de la persona que genera más ingresos.

Por lo general, los expertos coinciden en que la mejor edad para la contratación de un seguro de vida oscila entre los 30 y los 50 años, pues es cuando puedes tener más personas dependientes de tus ingresos.

Si en el PPA hay una cierta cantidad ahorrada, puede no ser necesario cubrir a la familia con un seguro para la principal fuente de ingresos. Pero si no lo hay, y la familia tiene personas dependientes, entonces el seguro de vida puede ser necesario, aunque sea durante los años en los que el ahorrador acumule suficiente para alcanzar la cifra deseada.

Puedes contratar un seguro de vida en paralelo a tu PPA

A la hora de valorar la opción de contratar un PPA o un seguro de vida puro, conviene que valores la situación financiera de tu familia. Si dependen mucho de tus ingresos, un PPA se quedaría corto en caso de fallecimiento, por lo que deberías plantearte un seguro de vida.

Recuerda que, en ese caso, un PPA deja a tu familia el capital acumulado y una pequeña prima, que es menos de lo que recibirían en caso de un seguro de vida. Si esa protección adicional no es necesaria porque están protegidos por otras fuentes de ingresos (salarios del cónyuge, bienes, etc.) no necesitas la cobertura adicional de un seguro de vida.

Un punto intermedio es contratar un PPA como ahorro para la jubilación y un seguro de vida como protección para tu familia. Cuando consideres que ya dispones de suficiente capital ahorrado en tu PPA como para que tu falta no deje desamparada a tu familia, puedes cancelar el seguro de vida.


actualidad económicaeconomía domésticaahorroahorrarfinanzasfinanciaciónconsejos financierosconsejos