FINANCIACIÓN EN DIFERENTES ETAPAS DE LA VIDA

monedas siluetas

Aunque cada uno de nosotros es un mundo, existen ciertas decisiones financieras en la vida de todos que se toman en una época concreta o que marcan el inicio de una época particular. Suelen ser esas grandes decisiones que pasan por echar mano de la calculadora y replantearse la situación económica de cada uno. En muchas ocasiones, estas grandes decisiones precisan del impulso de una financiación ajena a nosotros (compra de una vivienda, por ejemplo), por lo que podemos hablar de financiación en diferentes etapas de la vida.

Desde un punto de vista financiero, las principales etapas o decisiones que vamos a tomar son la independencia del hogar paterno, la vida en pareja (adquirir o alquilar vivienda), la creación de una familia y la jubilación.

La independencia financiera

Hasta que nos independizamos, los temas financieros nos resultan totalmente ajenos. Sólo cuando empezamos a trabajar somos realmente conscientes de la necesidad de asumir el control de nuestras finanzas. Lógicamente, sólo cuando somos financieramente independientes, podemos solicitar algún tipo de financiación externa, pues hasta entonces nos estaba vetada.

Desde el punto de vista de las empresas financieras, a partir de entonces somos ya clientes potenciales, pues superamos los primeros requisitos para pedir prestado.

Las necesidades de las personas aumentan en la medida que se independizan del hogar paterno y suele ser en esa etapa de la vida cuando se piden las primeras ayudas externas para la adquisición, por ejemplo, de nuestro primer coche.

Vivir y pagar en pareja

La siguiente etapa de la vida pasa por una economía de escala, pues vivir en pareja, permite sumar esfuerzos y plantearse la que suele ser la mayor decisión financiera de todas: la adquisicion de una vivienda. O el alquiler de la misma. Y esta decisión es muy importante, porque depende de la situación financiera de cada unidad familiar y de la que viva el mercado en cada momento. Si dudas entre una cosa o la otra, conviene que veas este vídeo de Gonzalo Bernardos antes de tomar una decisión.

En cualquier caso, en esta etapa de la vida, somos financieramente independientes y tenemos mucho más músculo financiero para emprender, al ser dos economías que se unen, por lo que es fácil obtener financiación y plantearse esas grandes decisiones que pueden marcar el resto de nuestra vida.

Crear una familia

La siguiente etapa de la vida vendría a ser la creación de una familia, pues algunos de nuestros bienes podrían no ser los más adecuados para lo que está por venir. Lo normal es que la casa o el coche se nos queden pequeños y la llegada de nuevos miembros a la familia nos obligue a replantearnos las necesidades financieras.

Aun sin cambiar de casa, si la decisión que tomamos en su momento fue la de hacernos con una vivienda en propiedad, lo más importante es que nuestro nivel de endeudamiento está limitado por la financiación del préstamo hipotecario.

En esta etapa de la vida es cuando más capaces somos de amortizar un dinero prestado, por lo que es más fácil que nos lo concedan, a menos -eso sí- que estemos al límite de la deuda posible. Por eso es tan importante decidir bien en el periodo anterior.

Pensar en el futuro

Superado el escollo de la vivienda, la familia crece y los gastos con ella, también. El acceso al crédito es sencillo porque nos avala un historial de pagos anterior y tenemos avales suficientes (vivienda pagada, por ejemplo). Sin embargo, en esta última etapa de la vida, la financiación externa se ve limitada por la edad y los ingresos reales tras el fin de la vida laboral.


viviendafinanciaciónfinanciación externafinancierascréditorequisitosgrandes decisionescocheetapashogaralquilar