¿FONDOS O BONOS PARA INVERTIR EN DEUDA SI SUBEN LOS TIPOS?

Seguros para evitar disgustos financieros por nuestras mascotas

En Estados Unidos comenzó el ciclo de subidas de tipos en 2016. En Europa no parece que el Banco Central Europeo (BCE) se pueda plantear la misma medida siquiera durante 2018, pero si nuestras inversiones se planifican a medio y largo plazo y tenemos los tipos de interés más bajos de la historia, hay que empezar a pensar en subidas más temprano que tarde.

Si inviertes en deuda (renta fija) sabrás que, en un periodo de tipos de interés al alza, los bonos, letras, obligaciones, etc. se depreciarán. Unos tipos más altos harán que activos hoy despreciados por el público recuperen su rentabilidad y empiecen a ganar atractivo , lo que sacará dinero del mercado de deuda hacia esos productos de riesgo cero (depósitos, plazo fijo, cuentas remuneradas...).

Así, si tienes un fondo de inversión en deuda con diferentes vencimientos (como es lógico), vas a notar una bajada en el valor liquidativo de la cesta, por lo que puedes plantearte como alternativa comprar deuda y aguantarla a vencimiento para protegerte contra eventuales subidas de tipos de interés.

Ventajas e inconvenientes de comprar bonos para protegerse de las subidas de tipos.

Sí, pero...

Es correcto pensar que un fondo de renta fija no tiene asegurada una determinada rentabilidad y que en momentos de subidas de tipos el valor liquidativo caerá, incluso si el gestor vende las obligaciones que tiene en cartera en favor de obligaciones con cupones más altos. Pero invertir directamente en bonos también tiene riesgos, aún si uno los mantiene hasta la fecha de vencimiento.

Uno de los puntos a tener en cuenta es la falta de flexibilidad de los bonos, pues no se puede cambiar a esos nuevos bonos que se emiten con un cupón más alto. Esa posibilidad de rotar o mover la cartera hacia bonos de mayor rendimiento es una posibilidad que tienen los gestores de fondos, pero no los inversores individuales.

Un segundo punto a valorar si nos decidimos por comprar directamente bonos es el de los costes. No solo hay que considerar los gastos de compra y venta sino también los diferenciales entre los precios de oferta y de demanda porque suelen ser mucho más elevados para el minorista que para el profesional.

La falta de flexibilidad de los bonos y los diferenciales entre los precios de la oferta y la demanda son puntos a tener en cuenta.

Otras consideraciones

Una de las grandes ventajas de invertir a través de un fondo en lugar de hacerlo directamente en emisiones de deuda es que el gestor es un profesional. Y es parte de su trabajo analizar la calidad crediticia de esos bonos, así como la rentabilidad adicional necesaria para compensar por el riesgo que se asume.

La mayoría de gestores no se limitan a conocer los ratings de las distintas agencias y valoran, en función de sus propios criterios, la salud de los emisores, y eso tampoco está al alcance de los particulares.

Y la última clave es, precisamente, la que más ventaja da a los fondos de inversión: la dificultad de diversificar correctamente una cartera con un pequeño patrimonio , sobre todo si el porfolio no se limita a deuda nacional.

Contar con un gestor te puede aportar mucha más información a la hora de decidir.

Salir al extranjero a comprar deuda ya no está al alcance de los inversores más pequeños, sobre todo si se pretende diversificar en distintas monedas, por los elevados costes que implica.

Por eso os recordamos leer atentamente y comprender toda la información antes de decantarse por un producto financiero, para así tomar la mejor decisión posible. Por nuestra parte, seguiremos proporcionándoos todas las opciones posibles y bien explicadas para que esa decisión sea lo más racional posible.


bonosfondos de inversióntipos de interésBCErenta fijadeuda