GESTIÓN DEL ENDEUDAMIENTO

hombre mujer ordenador portatil

¿ES SIEMPRE MALO ENDEUDARSE?

No. Sin embargo, hay dos cosas que hay que tener siempre en mente antes de tomar la decisión de contratar un préstamo. Por un lado, no superar un nivel de endeudamiento del 40% de los ingresos mensuales fijos en total. Por otro, valorar la necesidad real o el coste de la oportunidad del endeudamiento. Esto es, si realmente es necesario tomar dinero prestado ahora para hacerse con ese bien determinado. Por ejemplo, una compra que se ponga puntualmente a un precio imbatible por un tiempo determinado.

Si nuestras finanzas personales nos lo permiten y estamos convencidos de que merece la pena endeudarse en un momento determinado, la respuesta es sí. Si el nivel de endeudamiento ya es elevado o podemos ahorrar un poco más antes de pedir prestado, la respuesta es no.

En el Banco de España distinguen entre deuda útil, deuda poco útil y deuda a evitar, según el fin al que estén destinadas y proponen una serie de preguntas antes de endeudarse.

Por otro lado, existe un interesante vídeo de Gonzalo Bernardos sobre el endeudamiento que conviene que vea antes de tomar una decisión.

Deuda útil, poco úitl y deuda a evitar

Deuda útil es toda aquella que nos permita adquirir bienes o servicios que aumenten de valor con el tiempo, generen ingresos o reduzcan gastos (son básicamente inversiones) o bien, que sean necesarios (no confundir con deseables) pero que supongan reducir en exceso nuestros niveles de liquidez, ahorro o inversiones.

Deuda poco útil es entonces toda aquella deuda que se contrae para adquirir bienes o servicios que no necesitamos o que se deprecian muy rápidamente. Un capricho de cualquier tipo siempre será deuda poco útil si nos obliga a endeudarnos.

Deuda a evitar es una deuda que no controlamos. Por ejemplo, todas aquellas que soportan un tipo de interés muy elevado y que pueden crecer con rapidez en un efecto 'bola de nieve'. Son, por ejemplo, los descubiertos en cuenta, los pagos aplazados de las tarjetas de crédito y los créditos rápidos.

Preguntas a responder antes de endeudarse:

¿Lo necesita?

¿Lo necesita ahora y no puede esperar para pagarlo en efectivo?

¿Cuánto más le va a costar comprarlo a crédito que en efectivo?

¿Puede permitirse las cuotas mensuales?

¿Qué sacrificios tendrá que hacer para poder pagar las cuotas mensuales?

¿Qué interés (TAE) le cobran? ¿Podría conseguir condiciones mejores en otro sitio?

¿Le cobran otros gastos o comisiones no incluidos en la TAE?

¿Cuál es el coste total del bien o servicio?

¿Cuánto aumentarán las cuotas mensuales si suben los tipos de interés?


deudaendeudamientoendeudarsecuotasinversionescréditogastosefectivocosteingresosrespuestaadquirirpreguntasbienes