¿PARA QUÉ SIRVE UN SEGURO ASOCIADO A UNA TARJETA?

Seguro tarjeta

SI, TU TARJETA DE CRÉDITO TIENE UN SEGURO, POR LO QUE DEBERÍAS SABER QUÉ TE CUBRE

Aunque muchas personas lo desconozcan, las tarjetas de crédito suelen llevar asociados uno o varios tipos de seguros. Como no es un servicio al que normalmente recurrimos, ni siquiera sabemos que lo tenemos contratado, con lo que cuando se da la circunstancia de que entre en juego, no lo solicitamos.

La mejor manera de saber qué seguro tiene asociado mi tarjeta de crédito es mirar el contrato y buscar las condiciones del mismo. De no encontrar nuestra copia, siempre podemos pedir a la entidad emisora que nos facilite una copia de la suya, o nos recuerde las cláusulas (derechos y deberes) que lleva consigo (están obligados por ley).

De no hacer esta pequeña comprobación, no sabremos llegado el caso qué reclamar, por lo que estaremos regalando dinero a la entidad financiera, por un lado y, por otro, perderemos un buen aspecto con el que valorar si nos conviene más una tarjeta u otra.

Seguros más habituales

Por lo general, las tarjetas tienen seguros contra robo o fraude, aunque hay que notificar ambas circunstancias de manera adecuada y mediante una denuncia en la policía, lo que nos permitirá minimizar los daños ante una de estas circunstancias.

Como siempre han sido productos muy asociados a los viajes, pueden tener también cobertura -si se pagan con tarjeta- los viajes, por demora de los vuelos, por daño o pérdida del equipaje, y por accidente o enfermedades del asegurado y su familia.

También ofrecen algunas un seguro de vida que cubre el pago del importe pendiente de la tarjeta en caso de fallecimiento del titular. Y otras más, un seguro de protección de compra, que te ayuda en caso de no estar satisfecho con una adquisición, siempre y cuando te encuentres todavía dentro de unos plazos razonables.

El seguro de mi tarjeta ya es suficiente para mí...

Las tarjetas de crédito son uno de tantos productos financieros que llevan asociados un seguro (préstamos hipotecarios, sialp, pias, etc.). Sin embargo, sus coberturas son parciales y muy condicionadas a que se den ciertas circunstancias. De esta manera, que tengas un seguro de vida en la tarjeta de crédito no es razón suficiente para que no te hagas un seguro de vida aparte.

Del mismo modo, si viajas y conoces los beneficios de pagar con tu tarjeta, puedes estar cubierto contra ciertos avatares, pero no contra todos y no siempre en el importe que te resultaría más beneficioso.

Además, cuanto mayor sea el nivel de tu tarjeta de crédito, mayor será el nivel de la cobertura que tenga su seguro. No esperes mucho de una tarjeta classic que te regala tu entidad financiera o por la que no pagas más de treinta o cuarenta euros anuales de comisión.


tarjetasegurocréditoentidadvidaasociadofinancieraviajescoberturaimporte