REQUISITOS A CUMPLIR PARA SOLICITAR UN PRÉSTAMO

mujer ordenador portatil

Aunque en los últimos años el acceso al dinero se ha facilitado mucho, siguen existiendo una serie de requisitos indispensables para recibir un crédito. Cada entidad puede poner unas condiciones particulares a los que se lo soliciten, pero básicamente, estos son los requisitos imprescindibles para solicitar un préstamo:

Condiciones básicas

Ser mayor de edad (18 años) y menor de 65 años.

Ser residente en España.

Tener número de DNI o NIE. Esto es, acreditar nacionalidad española o permiso de residencia.

No estar en una lista de morosos (ASNEF, EQUIFAX, EXPERIAN, o RAI).

Demostrar unos ingresos mínimos mensuales. Cada entidad determinará cuánto es ese mínimo.

Demostrar una estabilidad laboral. Mejor tener contrato indefinido y una antigüedad en una empresa solvente de un mínimo de cuatro meses.

Además, habrá que facilitar una dirección y demostrar con recibos domiciliados que se reside en ella, un número de teléfono móvil personal y un número de cuenta bancaria personal. A veces, también una tarjeta de crédito a nombre del solicitante.

Requisitos adicionales

Una vez cumplidos los condicionantes básicos, existe una serie de cinco condiciones adicionales que nos facilitarán la obtención del capital.

En primer lugar, el que nuestro nivel de endeudamiento sea bajo. Si ya tienes un volumen de préstamos importante como particular o como núcleo familiar (a nombre de tu cónyuge, padres, hijos, etc.) las posibilidades de obtener un nuevo crédito se complican.

UN CONSEJO: Si el 40% de tus ingresos familiares ya está comprometido en otras deudas, tu margen para endeudarte es mínimo. Calcúlalo antes de pedir prestado para no perder el tiempo.

En segundo lugar, tu estabilidad laboral depende también de la solvencia de tu empresa. Si eres autónomo o trabajas para una empresa pequeña te pueden pedir garantías adicionales antes de dejarte dinero. Puedes ganar mucho, pero de forma irregular en el tiempo, con meses de elevados ingresos y meses de pocas entradas, y eso te penalizará. Las entidades gustan de unos ingresos suficientes, regulares y estables. Y te pedirán que lo demuestres.

En tercer lugar, tu solvencia y nivel de ahorro. Si tienes un plan de pensiones o un cierto nivel de ahorro, aunque lo tengas invertido y no puedas acceder a él de forma inmediata (acciones, fondos, depósitos, etc.) siempre lo tendrás más fácil para obtener un crédito. A las entidades prestatarias les gusta saber que dejan su dinero a una persona con un buen historial como pagador o que demuestre capacidad de ahorro. Te pueden pedir las declaraciones de la renta de los últimos años o las últimas nóminas para asegurarse de lo que dices.

En cuarto lugar, y enlazando con el tercero, si somos o no un cliente de confianza en esa entidad; porque si hemos sido clientes suyos anteriormente y hemos dejado 'buenas referencias', lo tendremos más fácil.

Por último, en quinto lugar, explica bien para qué quieres el dinero. Muchas veces la propia entidad financiera nos puede ayudar en la financiación si explicamos bien el objetivo del dinero y facilitarnos así el producto más adecuado.

No debes olvidar...

... que las nuevas tecnologías permiten que todas las entidades financieras estén conectadas entre sí. Tener deudas en una entidad o haber dejado un mal historial de pagos en una de ellas nos puede cerrar las puertas de todas las demás.


entidadingresoscréditoempresaahorroentidadesrequisitoscondicionessolvenciadeudashistoriallaboral